La moneda – D.F. Ospina

He puesto a girar la moneda, cada segundo una de sus caras completa una vuelta exacta sobre ese eje fortuito y temporal. Muertes, explosiones, besos, despedidas, la cara de la moneda solo puede ver en una dirección, todo el tiempo. Desde la mesa me llegan los sonidos metálicos. Me llegan a mí, pero acaso ¿no existe nadie más dando giro a la moneda en este mismo instante en Beijing? o ¿en Bagdad? Estoy seguro que sí. ¿Entonces ni siquiera este momento en el que reflexiono es real? Probablemente no. Todo parece ser un simulacro, la repetición del mismo hecho millones de veces hacia delante y hacia atrás. Nuestros padres, nuestros abuelos, todos hicieron lo mismo, y cuando ellos lo hacían, lo hacia también un soldado en Normandía al anochecer, un mercader en Adís Abeba después de haber cerrado su local. Todos los momentos se agotaron. El fin del tiempo ha llegado sobre este planeta. Aún… aún en otros planetas, seguiremos haciendo lo mismo… el primer astronauta en marte, girando una moneda. Mi moneda. Yo soy todos.

Hemos vislumbrado el “Eterno Retorno”, tal parece que no podemos escapar de nuestra naturaleza. Hemos creado el orden, pero dicho orden no existe, no es más que una alineación comprensible de las cosas. En realidad, toda organización es caos, una versión racional del caos, de ninguna manera menos caótica. Pero existe una cosa, un orden puro y real que se escapa a todos aquellos creados por el hombre. Los números. Piénsalo… el uno era uno antes de que el hombre comprendiera su valor… Así, los hombres han llegado de las cavernas del sur de áfrica a Bering, de norte américa hasta la Patagonia, y con ellos todos los órdenes y clases cambiaron, pero el uno es uno en las ciudadelas mayas, en las pirámides de Egipto o en las islas de polinesia.

Podría relatar toda la historia del hombre, hablar de los maravillosos descubrimientos que hiso mientras existió, de su prodigioso avance a partir del siglo XXI, pero resultaría fútil. El hombre no comprendió una cosa; el significado del progreso. Paso de ver el cielo nocturno a colonizar las estrellas y jamás lo comprendió. Resulta paradójico y burlesco el hecho de que el hombre ya desde un estadio temprano de su desarrollo se percató de cuál sería el único fin posible de su universo, el único fin posible de su historia; ser olvidado, por siempre jamás.

 

Anuncios

El escritor y su tiempo

Todos nacemos sin duda en un tiempo distinto, el escritor sin embargo nace para su tiempo y por su tiempo (entiéndase época) y ya no para sí.

Existe por otro lado el vínculo indestructible del hombre con el presente y aquella situación irreductible del ser, que es “ser” y afrontar que algún día “no será más”.

La vida del escritor, en la medida de las posibilidades, debería considerarse la de un humanista empedernido, un romántico enamorado del mundo (no un adorador de las cosas; no un materialista) y un defensor abnegado de todo lo que es humano, hasta que como todo hombre deje de ser.

El escritor es un humanista porque aun siendo de talento escaso o por el contrario, un artista prolífico y exitoso, no mide su valía en la cantidad de premios que obtiene, sino en la calidad de los pensamientos que inspiran sus obras, más aun el escritor comprometido con su tiempo conoce siempre los riesgos, pero sabe que es más arriesgado no escribir sobre lo que realmente está sucediendo.

Muchos hombres de letras escondieron mensajes, ocultaron ideas y propiciaron reflexiones en formas literarias a las que poco se daba importancia y mientras por un lado Huxley en Un Mundo Feliz, Orwell en 1984, Ayn Rand en Himno u Fahrenheit 451 de Ray Bradbury plasmaron interrogantes y sembraron dudas importantes a la humanidad, por otros lado Tolkien plasmo una singular representación de las grandes guerras y los ideales cristianos. El escritor comprometido con su tiempo no está limitado por la simpleza de la rutina, ni por la trivialidad del presente, porque para el escritor esta concebido lo que para los físicos está vedado, el tiempo y el espacio. Los hombres de letras multiplican su capacidad y se extienden hasta dimensiones alejadas con otros dioses, como los horribles seres interdimencionales lovecraftianos o los robots del futuro de Asimov que exponen paradigmas de valores al replantear lo que hasta cierto punto nos hace personas. El escritor viaja al pasado y el único requisito para ello no es el de una nave espacial que gire en torno a un agujero negro, sino el de ser un investigador diligente, porque también escribiendo sobre el pasado se enseña sobre el futuro. Esta dado que aun sin instrumentos de precisión el escritor viaje 20.000 leguas al fondo del mar o que cruce el mundo en 80 días junto a Verne y nos es permitido visitar el infierno, el purgatorio y el paraíso con Dante.

¿Pero de qué sirve dar tantas vueltas, si no decimos nada importante en el camino?

Amor y sentimiento

 
 

Como si fuera de neblina y tu mirada un rayo descarnado de luz indiferente, que me quema,
Se que no eres tu, soy yo,
yo que transparente, me he hecho de recuerdos una vida inexistente.
Sabrás perdonarme que te deje, te lo hice fácil y desaparecí poco a poco, ante tu visión y ante la gente,
Si tuviera una roca en el corazón seria mas fácil, seria polvo y no neblina, seria una partícula de soledad en el desierto de la vida,
solo una lágrima mas que se derrama al océano de las penas, un tipo que ama con corazón imprudente,
Amada mía, si me crees, que yo no creo,
Ya no te amo, te amé, con un amor que trasciende al cielo y envuelve las estrellas,
Pero ahora no te amo, tampoco a mi me amo,
Es por eso que me quema la centella del astro de los días, de la roca en el cielo llamada luna,
y de las lamparas como tus ojos, que alumbran la silueta de lo que fui, mi agonía.
En esta noche de los tiempos, en este hora, este minuto, este segundo,
Me disculpo amada mía, por dejarte sin compañía, por ser la neblina de lo que era, amor y sentimiento.
Enhanced by Zemanta

Metodo para optimizar el estudio y aprovechar el tiempo

Desarrollado por: Walker Paulk

Aun si eres de las personas que captan la información fácilmente y entienden todo lo que dan en clase la realidad es que no obtienes la totalidad del valor total de la lección aprendida

El Método de Cornell

Primer paso: preparar el material necesario

Para tomar apuntes lo mejor es usar una hoja grande de papel con sitio suficiente que permita distribuir las notas holgadamente. El tamaño A4 (21 cm x 29,7 cm) es ideal (aunque puede ser en hoja carta o en el cuaderno)

Sobre la hoja se dibuja una línea horizontal a 5 cm de borde inferior, y la mitad superior se divide en otras dos zonas mediante una línea vertical dibujada a 6 cm del borde izquierdo.

 

 

Los apuntes se escriben en la zona de la derecha, mientras que en la zona de la izquierda, se escribe alguna palabra o idea clave para cada párrafo. El área inferior se reserva para hacer un resumen de la página y anotar las dudas que puedan surgir al estudiar esa página. Si se tienen anotadas las dudas no se olvidará nada al preguntar al profesor o a otros compañeros.

 

Segundo paso: durante la clase

  • Sé una persona ordenada: poner fecha a las páginas y numéralas.
  • Toma sus propios apuntes: Siempre es preferible ya que le será más fácil recordar los contenidos si los ha anotado con su propio estilo, lenguaje, etc. que si lee los apuntes de otro.
  • Escribe de manera legible: No intentes aprovechar cada centímetro cuadrado de papel. Deja líneas en blanco entre cada dos ideas diferentes para sepáralas. Además deja espacios en blanco para poder completar más tarde, por ejemplo: al oír el resumen al final de la clase o el resumen al comienzo de la siguiente. También al completar las notas de clase con otros materiales como libros, información de internet, etc.
  • Usa abreviaturas: pero sé consistente. Ten un sistema de puntuación y abreviaturas que tenga sentido para ti y usa siempre el mismo. Cuando anotes ideas desarrolladas mediante viarios puntos, numéralos y usa sangrado para que se distingan bien.
  • Usa tus propias palabras: pero intenta conservar el sentido de las frases. Por supuesto que hay cosas que deben anotarse de forma exacta como: fórmulas, definiciones y hechos específicos.

¿Qué se debe anotar?

Tomar unos buenos apuntes no consiste en escribir punto por punto todo lo que diga el profesor en clase. Para tomar buenos apuntes hay que saber discernir lo realmente importante y anotarlo de manera precisa. El profesor durante su explicación normalmente da pistas sobre qué es lo importante. Podemos considerar que algo dicho por el profesor es importante si:

  • Forma parte del resumen de la clase anterior al comienzo de clase.
  • Forma parte del resumen de lo explicado al final de la clase.
  • Está escrito en la pizarra.
  • Se repite varias veces.
  • Se enfatiza mediante el tono de voz o los gestos.
  • Va precedido de frases como: “en conclusión…”, “hay que tener en cuenta que…”, “no se puede olvidar que…”, “Esto es importante porque…”, etc.

Tercer paso: después de la clase

Dado que la mayoría de la información se olvida inmediatamente después de la clase, intenta “consolidar” tus apuntes tan pronto como puedas. Lo ideal es hacerlo justo después de clase.

Escribe las palabras o ideas clave de cada párrafo lo antes posible cuando todavía recuerdas el desarrollo de la clase. Estas palabras clave son muy importantes ya que actúan como disparadores para tu memoria durante el estudio de las notas.

Relee toda la clase para tener una idea de conjunto de la estructura de las ideas contenidas en ella. Durante este proceso intenta formular preguntas cuya respuesta sean los apuntes que estás repasando.

Si durante todo este proceso descubres que no entiendes algo apunta qué es y cuál es la duda. Hazlo de la forma más precisa que puedas. A menos que puedas consultar la duda inmediatamente con tu profesor, lo más probable es que cuando consultes con él ya no recuerdes todos los detalles de tu duda.

Cuarto paso: durante el estudio

Sigue un proceso que podría resumirse como las seis R:

Registra. En la columna de apuntes, registra tantos hechos e ideas significativas como puedas. Utiliza las oraciones telegráficas pero, cerciórate de que puedas reconstruir el significado completo más adelante. Escribe legible.

Resume. Después de clase, resume tus notas escribiendo en la columna de observaciones palabras clave y frases cortas. Resumir clarifica significados, revela relaciones, establece continuidad, y consolida la memorización.

Recita la clase cubriendo con un papel la zona de apuntes y dejando visible la zona de palabras clave. Recita usando tus propias palabras los hechos e ideas concretas que vengan a tu memoria al leer la palabra clave que actúa como disparador. A continuación comprueba la respuesta. Corrígete si es necesario y repite el proceso hasta que puedas recordar la información.

Razona ( Una vez aprendida la clase) sobre las notas que has tomado. Razonar consiste en establecer conexiones entre el contenido de la clase y el contenido de otras clases, de otras asignaturas o tus propias experiencias personales.

Ten en cuenta que en los exámenes son raras las preguntas del tipo: escribe todo lo que sepas sobre el tema X. Son más frecuentes las preguntas del tipo semejanzas y diferencias entre A y B, o qué implicaciones tiene C. Para poder responder a estas preguntas no basta con recitar las notas y aprendérselas, hay que razonar sobre ellas.

Para razonar sobre unas notas de clase puede ser útil plantearse entre otras las siguientes preguntas: ¿Cómo puede esto aplicarse?, ¿a qué se parece?, ¿qué nuevas cuestiones surgen a raíz de esto?, ¿qué principios ya aprendidos se aplican aquí?, etc. El resultado de este razonamiento sirve para completar las notas usando los huecos en blanco dejados anteriormente.

Recapitula tus notas escribiendo un resumen en la zona inferior de cada página. Este resumen te permitirá repasar de forma muy rápida las clases. Además del resumen de cada página puedes escribir un resumen del tema completo al final de las notas de ese tema. Este último resumen tiene la ventaja de que te sirve para repasar la estructura del tema de forma sencilla.

Repasa tus notas de vez en cuando. Una vez estudiado un tema te lo sabes, pero a medida que pasa el tiempo se tiende a olvidar. Repasarlo de vez en cuando ayuda a fijar los conocimientos de forma permanente.

Recomendaciones a propósito del método

Este método es altamente eficaz pero debe realizarse adecuadamente. Hay ciertas cosas que no se deben hacer nunca:

Tomar apuntes de cualquier manera para pasarlos a limpio más tarde. Esto no es una buena idea. En el mejor de los casos es una pérdida de tiempo ya que hay que dedicar doble esfuerzo: por un lado el esfuerzo de tomar los apuntes en clase, y por otro el de pasarlos a limpio. Lo mejor es tomarlas bien organizados directamente en clase. Así todo el tiempo después de clase estará disponible para realizar otras etapas del método.

Hacer todo este trabajo justo al final durante el periodo de exámenes. Durante ese periodo lo único que debería hacerse es repasar los resúmenes de los apuntes, ya que todo el trabajo de estudio se ha hecho previamente. Si el estudio se ha ido haciendo a lo largo del curso el resultado es mucho mejor ya que da lugar a una adquisición permanente de conocimientos. Si se estudia en un periodo muy breve de tiempo, los conocimientos adquiridos se olvidan con mucha facilidad.

http://www.como-estudiar.com/

En taringa¡