8

La insoportable levedad del hombre moderno

Nos vemos envueltos en pensamientos intrascendentes y vanos la mayoría del tiempo como adormilados, mientras la vida se escurre entre aquellos dedos vegetales y la conciencia entorpecida. El problema del hombre es el ¿qué hacer? es este el problema fundamental de la vida ordinaria del hombre común, y es que se enfrenta a la más terrible de la derrotas, la muerte, la vida común y rutinaria, el olvido inalterable al que están destinados el grueso de los hombres como por un designio divino, y es que polvo eres y en polvo te convertirás.

Decía Schopenhauer en su libro “la voluntad en la naturaleza” en uno de sus prólogos, que en tanto que los intelectuales de ahora se empeñan en amasar conocimiento y abultarlo tras de sí y no en construir nuevos peldaños para las escaleras del saber, estos acaparadores no son más que consumidores y en ningún caso productores, pero a esto hay que agregarle que son los grandes consumidores de la cultura occidental que se agotan en sí mismos, en su cultura y que agotan la producción al consumir bajo ciertos estándares lo que sea que ahora denominen arte o literatura, así pues el canon dicta el orden y la forma, limitando el arte a una serie de moldes de los que la imaginación es esquiva y al artista a una legislación que poco o nada tiene que ver con el mundo que él conoce, que va más allá del mundo de los simples mortales, que es el mundo de las formas, el mundo del artista es un lugar anárquico y sin ley, donde la forma es la manifestación de la voluntad y esta prima sobre su representación, el mundo del artista es abstracto y cualquier forma de moldura para este es solo una labor esterilizante.

¿Qué hacer con la vida? es la pregunta del hombre que está muriendo. La respuesta es sin duda alguna; morir con gracia, ante lo inevitable del fin, hay que perderse como el polvo que somos pero no en el desierto de lo real, sino en la siempre aflorada selva de la imaginación y morir como artista de las formas y de los números, y de los colores y las ideas, hay que morir creando porque el hombre que muere sin crear, muere sin “ser”.

One comment on “La insoportable levedad del hombre moderno

¿?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s